Las inmobiliarias valencianas consideran prioritaria la creación de un registro profesional

Las inmobiliarias valencianas consideran prioritaria la creación de un registro profesional

Las inmobiliarias valencianas consideran prioritaria la creación de un registro profesional

Los agencias inmobiliarias de la Comunitat Valenciana consideran prioritaria la creación de un registro autonómico de profesionales de la intermediación en operaciones de compra-venta y alquiler de viviendas, de acuerdo con los datos autonómicos del primer estudio Perspectivas y retos del sector de las agencias inmobiliarias, elaborado por la Federación de Agencias Inmobiliarias (FAI), de la que forma parte ASICVAL.

En concreto, el estudio revela que las prioridades de los profesionales son promover un registro de agentes inmobiliarios, según el 71,74% de los encuestados; regular de manera eficaz el mercado, según el 69,67%; aumentar la visibilidad, prestigio y notoriedad del agente inmobiliario, según el 68,48%; y reconocer el compromiso social del sector, según el 50%. La encuesta fue realizada entre el 26 de marzo y el 31 de mayo, y contó con la participación de 95 profesionales miembros de la Asociación de Inmobiliarias de la Comunitat Valenciana.

En este sentido, la presidenta de ASICVAL, Nora García Donet, ha reclamado al próximo gobierno autonómico la aprobación durante esta legislatura de un registro de profesionales de la intermediación inmobiliaria, como los que ya funcionan en Cataluña, de adscripción obligatoria, o Madrid y Navarra, de adscripción voluntaria, y están aprobados en Andalucía y el País Vasco, de inscripción también obligatoria. «La inclusión de los profesionales en dicho registro regulado supondría una garantía adicional para los consumidores y contribuiría de manera decisiva a la profesionalización del sector y a la expulsión de los agentes pirata», ha afirmado la presidenta de ASICVAL.

«La acreditación profesional es una herramienta necesaria para la implantación de estándares de calidad y protocolos de actuación que den fiabilidad al mercado inmobiliario, así como para transmitir confianza a la sociedad sobre los operadores que intervienen en un mercado tan importante social y económicamente como es el inmobiliario», ha considerado García Donet, para quien la iniciativa permitiría «defender y proteger los derechos de los consumidores y favorecer la calidad y garantías en la prestación de un servicio que supone uno de los mayores desembolsos económicos para los ciudadanos».

La creación del registro de agentes inmobiliarios contribuiría, además, a neutralizar la desregularización provocada por el Real Decreto Ley 4/2000, y la posterior Ley 10/2003, de liberalización del sector inmobiliario, que eliminaba cualquier requisito para intermediar en el mercado inmobiliario.

Retos y previsiones para 2019

Para los encuestados, los principales retos a los que debe hacer frente el sector en la Comunitat Valenciana son la dignificación de la imagen del sector, según el 80,22% de los participantes; la adaptación a las nuevas tendencias de consumo y del cliente, según el 69,23%; la cualificación personal, según el 63,74%; la unión del sector, según el 60,44%; y la irrupción de las proptechs (compañías inmobiliarias digitales), según el 20%.

Por otra parte, el estudio revela que los agentes valencianos prevén un crecimiento del 5,6% de su actividad económica durante 2019 respecto al año anterior. El 60,88% de los encuestados prevé que la evolución del volumen de negocio será positiva, el 25% que se mantendrá estable y el 14,04% que será negativa. En relación a la situación actual de las agencias inmobiliarias de la Comunitat Valenciana, los encuestados la valoran de forma ligeramente positiva, con una puntuación de 3,3 en una escala de 1 a 5.

Para la presidenta García Donet, la previsión de crecimiento de un 5,6% es positiva, pero se produce en un contexto de preocupación en el sector. A tenor de los datos del estudio, la presidenta de ASICVAL alerta de «la incertidumbre generada a raíz de la inestabilidad en el mercado inmobiliario y de su deficiente regulación». Como ejemplo, García Donet ha mencionado “el improvisado recién aprobado decreto del alquiler, que pone en riesgo la estabilidad de los precios y puede dejar fuera del mercado a los arrendatarios más vulnerables, provocando el efecto contrario a lo que se pretendía con su entrada en vigor».