JOSE MARÍA ALFARO: “solo tendrán futuro los agentes inmobiliarios que comprendan que esto no va de ladrillos, sino de personas”

JOSE MARÍA ALFARO: “solo tendrán futuro los agentes inmobiliarios que comprendan que esto no va de ladrillos, sino de personas”

Entrevistamos al nuevo presidente de FAI (Federación de Asociaciones Inmobiliarias)

  1. Enhorabuena por la presidencia ¿cómo afronta esta nueva etapa?

Muchísimas gracias. La afrontamos con la ilusión de un proyecto que vale la pena y que está creciendo día a día de forma sostenible gracias al esfuerzo de una directiva cohesionada y comprometida, principalmente porque lo que hacemos tiene todo el sentido en relación a la mejora continua de nuestros clientes y de nuestros negocios. La colaboración y la generosidad siempre funcionan a largo plazo.

  1. ¿Cuáles con los retos más inmediatos de FAI?

Tenemos que consolidar lo que ya está en marcha, la formación desde el compromiso de la autorregulación, gracias al programa de Agente Inmobiliario Registrado, AIR, el empoderamiento de nuestros datos inmobiliarios con GDInmo, y las sinergias y acuerdos con proveedores que nos optimicen nuestras herramientas de trabajo y sus costes.

Todo ello sin olvidar que debemos comunicar e intentar influir siempre pensando en favorecer los equilibrios del mercado inmobiliario, con una fiscalidad y una normativa más racional que ayude a conseguir un bien esencial como es la vivienda.

  1. ¿Qué diagnóstico hace de la situación actual del mercado de la vivienda en España?

El enfermo está grave, porque no se ha cuidado durante más de 25 años, pero no es irreversible. Y hay más de 100.000 “enfermeros” inmobiliarios que trabajan cada día para conectar oferta con demanda, alcanzando acuerdos sobre un bien esencial para el desarrollo de cualquier persona como es la vivienda digna.

La población se mueve y se concentra en las zonas de mayor prosperidad, como así ha sido en España desde los años 50, solo que ahora además la población se nutre de personas que vienen desde cualquier parte del mundo a ganarse aquí la vida. Este fenómeno de concentración no ha sido bien gestionado por nuestros gobernantes y ahora llevamos muchos años de retraso que nos obligan a tratar la vivienda como un objetivo prioritario del estado, al mismo nivel que la educación y la sanidad. Esperemos que llegue pronto el día que los políticos estén a la altura.

  1. ¿Cuál es la posición de FAI respecto al borrador de Ley de Vivienda?

Pues que será una Ley que, en el mejor de los casos, será inaplicable y, en el peor escenario, será contraproducente; es decir, causará un efecto contrario al que persigue. Esa Ley parece más una tesis doctoral sobre el acceso a una vivienda digna que una Ley orgánica. Además, invade competencias ajenas y crea una inseguridad jurídica y fiscal que va a desincentivar la inversión privada. Y sin inversión inmobiliaria privada la oferta crecerá mal y tarde. Malas noticias para los próximos meses, puesto que nos encontraremos un mercado mucho más complejo y difícil para quién necesita una vivienda.

  1. ¿Qué medidas debería contemplar esta Ley que no están incluidas?

Sería largo de contar, pero en nuestra opinión se debería basar en el incentivo claro y directo a la inversión inmobiliaria, la seguridad jurídica que proteja la propiedad privada, la liberalización de suelo con planes eficientes de desarrollo en colaboración público-privada, la vivienda pública en alquiler, incluso sobre vivienda existente, así como la regulación del alquiler turístico, el senior living y el coliving.

  1. ¿Cuál debe ser el papel de las inmobiliarias a la hora de buscar una solución al problema de la vivienda?

Por desgracia nosotros no somos tenidos en cuenta por los políticos a pesar de que pulsamos día a día el problema en las calles.

Nosotros debemos preocuparnos por formarnos constantemente y ser muy adaptativos, abrazar la innovación y el cambio constante que nos acerque siempre al cliente. Debemos optimizar los procesos de colaboración para conectar antes y mejor oferta con demanda y ser capaces de dotar de transparencia a los datos inmobiliarios que nosotros conocemos antes que nadie.

  1. ¿Qué propone FAI para reivindicar el valor de los agentes de intermediación inmobiliaria?

Nuestra apuesta es clara: compartir información relevante para dinamizar el mercado, colaborar siempre en favor de los intereses de nuestros clientes, homogeneizar conceptos básicos, formarnos siempre a la última, invertir en herramientas y recursos. En definitiva: no dejar de aprender y adaptarnos. El que crea que lo sabe todo, mañana no sabrá nada.

  1. ¿Cuáles son los principales proyectos que FAI tiene en marcha para las inmobiliarias?

FAI trabaja activamente en la ética profesional, los datos inmobiliarios, la formación continua, la regulación de la profesión en favor de los intereses de usuarios y consumidores, la colaboración profesional para conectar antes y mejor oferta y demanda, la optimización de los costes de herramientas y servicios externos mediante acuerdos colectivos.

  1. ¿Qué aportan organizaciones como FAI al sector de las inmobiliarias?

FAI cree en la unión de la profesión desde lo local hacia lo nacional, desde el barrio y sus asociaciones profesionales, hacia la conexión de cada mercado concreto de oferta y demanda, compartiendo acciones profesionales, herramientas y valores. Formar parte de FAI, es darle sentido a lo que haces cada día cuando tu cliente es lo más importante.

  1. ¿Cómo está impactando la tecnología el sector de intermediación inmobiliaria?

Muchísimo y para bien. Beneficia tanto a clientes como a profesionales, si recordamos como era esta profesión no hace tanto, a principios de los 2000, y cómo es ahora, veríamos que ahora la tecnología nos ha ayudado muchísimo en términos de calidad e inmediatez de la información, en conciliación profesional y familiar, en rapidez en las gestiones. Todo ello nos ha permitido focalizarnos más en la parte de las relaciones personales, clave en nuestra profesión, y quién lo ha sabido interiorizar e implementar es hoy más feliz y más próspero.

  1. ¿Hacia dónde tiende el futuro de las inmobiliarias?

Si hay una profesión que nunca va a desaparecer es la nuestra. Porque siempre se necesitará una solución habitacional, siempre estará ligada la vivienda al bienestar personal y siempre se necesitarán profesionales que lo faciliten.

 

Pero solo tendrán futuro los agentes inmobiliarios que comprendan que esto no va de ladrillos, sino de personas. Los que trabajen con auténtica visión empresarial de largo plazo, con el foco puesto en el cliente. Ya no es tener al cliente en el centro del negocio, es tener nuestra profesión en el centro de nuestro cliente.